domingo, 29 de mayo de 2016

El final de las esperanzas

Según un nuevo programa de seguridad, Estados Unidos se propone implantar quirúrgicamente un microchip a cada persona. Se endulza la cuestión pretendiendo mostrarla como una medida de seguridad ante secuestros o ¡cómo no! el manido terrorismo de origen musulmán.

Una farsa igual como la de las cámaras en las calles que, supuestamente, se ubicaron en principio para controlar el tránsito y que en realidad sirven a otras razones no tan inocentes.

Y no es una broma. Según un reporte de la cadena NBC News lo que se pretende es marcar a todas las personas como si fueran perros o gatos lo que, eventualmente, se lograría aprovechando lo fácil que es manipular a la población estadounidense, siempre aterrorizada, utilizando a celebridades como promotores o, simplemente,  apelando a la patriotería o al fanatismo religioso.

Se quiere comenzar con las nuevas generaciones utilizando el sentimiento paternal de seguridad deseado para los hijos, quienes se acostumbrarían por fuerza a vivir bajo el control de satélites destinados a ese fin. En fin, se domesticarían.

En un par de generaciones se tendría el control policial total sobre la ubicación de las personas lo que, curiosamente, sería muy necesario para los inciertos tiempos que se vaticinan en el futuro.

De todas formas, millones de animales domésticos y salvajes están controlados por el sistema y, que se sepa, ninguno se ha quejado.

Liborio Guaso

1 comentario:

Jose Luis Crespo dijo...

Todo estado tiene derecho a su independencia

Sólo recuerde que el #Kalibr tiene un alcance de cualquier lugar entre 50 kilometros a 4000 kilometros y que puede transportar una ojiva nuclear.

¿Qué tan difícil sería para #Rusia de desplegar estos misiles de crucero justo frente a la costa de Estados Unidos en buques portacontenedores regulares?

¿O simplemente mantener unos contenedores en Cuba o Venezuela? Se trata de un sistema que es tan imperceptible que los rusos podrían implementarlo en las costas de Australia para golpear la estación de NSA en Alice Springs, si quisieran, nadie nunca va a verlo venir.

https://youtu.be/mbUU_9bOcnM