jueves, 26 de mayo de 2016

Noticias de los presos políticos españoles

Ahora vamos a hablar de cosas serias y no de infantilismo copernicano como el del anterior post: Hoy sale de la cárcel el comunista revolucionario David Garaboa.

Nací el 23 de junio de 1973 en Nimegem (Holanda), pero cuando tenía 3 años de edad mis padres regresaron a Galiza y se instalaron en O Burgo (A Coruña). Soy hijo de emigrantes, de familia trabajadora, y siempre les estaré agradecidos porque desde niño me enseñaron a sentirme orgulloso de pertenecer a la clase obrera. Gracias a ellos pronto tuve claro que “nosotros” “nós” éramos el pueblo trabajador, y que enfrente teníamos a los capitalistas, a la burguesía y a su Estado represor. Tengo otros dos hermanos.

Mis primeros porrazos a manos de la policía me los llevé en las manifestaciones estudiantiles de finales de los 80. Y desde entonces me hice asiduo a las manifestaciones y actos, especialmente a las antimilitaristas y las de trabajadores en lucha. Con 20 años me hice insumiso y poco después me adherí a la Asamblea Nacional de Obxeción de Conciencia ANOC.

En la primera época de 1994, tras leer los relatos de las brutales torturas padecidas por varios militantes del PCE(r) y de los GRAPO a manos de la policía y guardia civil, decidí luchar en el movimiento proamnistía y me integré en la ACPG (Asamblea para Ceivar ós Presos Políticos Galegos).

En 1998 di el paso más importante de mi vida al solicitar mi ingreso en el PCE(r), movido por dos razones fundamentales: Por un lado, me fascinó comprobar que la teoría marxista-leninista me permitía comprender la realidad que me rodeaba, empezando por los mecanismos de la explotación capitalista que padecí durante los 8 años que trabajé como peluquero. Y por otro, admiraba el ejemplo de esos hombres y mujeres del PCE(r) y de los GRAPO que no sólo hablaban de la revolución, sino que luchaban por ella aunque les costara la cárcel e incluso la vida.

Durante los años que desarrollé mi actividad política en la legalidad sufrí un continuo acoso policial, con episodios de guerra sucia incluidos. En 2001 me marché a la clandestinidad para poder seguir desarrollando mi labor política y revolucionaria con el PCE(r).

El 30 de mayo de 2005 fui detenido por la policía nacional en Portbou, y durante 5 días me sometieron a continuas torturas físicas y psicológicas, aunque puedo afirmar con orgullo que no consiguieron doblarme.

En 2008 la Audiencia Nacional me condenó a 11 años y 6 meses de cárcel por “pertenencia a banda armada”, en un juicio farsa en el cual no presentaron ni una sola prueba que me vinculara con acción armada alguna. He pasado por las cárceles de Soto del Real, Navalcarnero, Dueñas y Villena, además de por varias otras para conducciones y juicios. Y aquí en prisión, además de resistir la represión carcelaria, continúo aprendiendo para ser mejor comunista y revolucionario y … ¡seguir luchando! Saldré en libertad tras 11 años de cárcel el jueves 26 de Mayo de 2016”.


1 comentario:

Anónimo dijo...


En otros tiempos lo quemaban en la hoguera sin consideracion alguna, pero esos presos sirven
para recordar que los seres humanos todavia existen y luchan.