lunes, 30 de mayo de 2016

¡Que se besen, que se besen!


Sonrisas y abrazos entre policías y manifestantes de extrema derecha el sábado pasado en Barcelona. Ya no se cortan un pelo.

2 comentarios:

Anónimo dijo...


Al final son del mismo bando.

Anónimo dijo...

Yo fui legionario en el año 89 y créanme, de ultraderechista ni un pelo.
Solo era un chorbo de 19 años que empezaba a abrir los ojos en esta vida.